1. Astigmatismo

¿Qué es el astigmatismo?

  • El astigmatismo es un defecto refractivo que provoca que las imágenes se enfoquen sobre la retina de forma distorsionada
  • Afecta a la visión de cerca y de lejos y provoca visión borrosa o distorsionada
  • Puede aparecer solo o asociado a miopía o hipermetropía
  • Suele ser estable durante toda la vida

¿Por qué se produce?

  • Generalmente, por un problema de curvatura de la córnea. Esta adopta una forma ovalada, impidiendo el enfoque claro de los objetos de cerca y de lejos
  • Además, la causa del astigmatismo puede ser/surgir:
    • hereditaria
    • consecuencia de un traumatismo
    • tras una enfermedad
    • después de una cirugía

¿Cómo se puede prevenir?

No se puede prevenir.

Sin embargo, se puede diagnosticar a través de una consulta optométrica.

En este sentido, la prueba de refracción o una graduación optométrica es la más común para diagnosticarlo.

Los síntomas más habituales son:

  • las imágenes se perciben distorsionadas (síntoma más frecuente).
  • mala agudeza visual de lejos
  • dificultad para ver detalles sutiles, de cerca y de lejos
  • dolores de cabeza, dolores oculares o mareos. Esto ocurre por el esfuerzo muscular que hace el ojo al intentar compensar el defecto con la acomodación del cristalino (lente natural del ojo cuya elasticidad permite enfocar). Este es un síntoma muy común en personas con de astigmatismo e hipermetropía.

Tratamientos

Se puede corregir con gafas o lentes de contacto tóricas.


2. Hipermetropía

¿Qué es la hipermetropía?

  • Es un defecto de refracción o error en el enfoque visual.
  • Las imágenes se enfocan, en teoría, por detrás de la retina
  • Provoca visión borrosa, especialmente de cerca

¿Por qué se produce?

  • La hipermetropía es un defecto refractivo hereditario, en la mayoría de los casos
  • Se debe a que el diámetro del globo ocular es más pequeño de lo normal, o a que la córnea es demasiado plana

La mayoría de los niños son hipermétropes al nacer (hipermetropía fisiológica). Este defecto se va corrigiendo a medida que se desarrolla el ojo, y suele desaparecer en la adolescencia.

¿Cómo se puede prevenir?

  • No hay forma de prevenir esta patología pero las revisiones oculares periódicas, especialmente en la infancia, ayudan a detectarla en sus fases iniciales.
  • En ocasiones, un examen optométrico exhaustivo es la única manera de diagnosticar una hipermetropía.

  • El principal es la visión borrosa de objetos cercanos.
  • Sin embargo, la mayoría de los pacientes con hipermetropía suelen ser asintomáticos durante la juventud. Esto ocurre porque logran compensar la mala visión cercana utilizando la capacidad de acomodación del cristalino (lente natural del ojo cuya elasticidad permite enfocar los objetos). Esta capacidad elástica del cristalino se pierde con la edad.

Además, el ejercicio constante de los músculos oculares por parte de los hipermétropes jóvenes puede provocar síntomas no relacionados directamente con la visión, como:

  • dolor de cabeza
  • fatiga
  • dolor o enrojecimiento ocular

Especial atención a los más pequeños

Gestos como frotarse los ojos o arrugar la frente de forma habitual pueden ser una primera señal de que existe una hipermetropía.

En el caso de los niños, hay que estar especialmente atentos a ciertos síntomas, algunos difíciles de relacionar con la visión, como el fracaso escolar o la inadaptación.

La hipermetropía infantil no tratada puede llegar a ser causa de otras enfermedades oculares como:

  • el estrabismo (desviación de los ojos)
  • la ambliopía (llamada también ojo vago)

Tratamiento

La hipermetropía puede corregirse fácilmente con gafas o con lentes de contacto.

Aunque el grado de hipermetropía sea pequeño, la corrección es aconsejable para evitar problemas secundarios, como dolores de cabeza o irritación ocular.


3.Miopía

Es un defecto de refracción o error en el enfoque visual, que tiene las siguientes características:

  • las  imágenes se enfocan por delante de la retina y no sobre ella, lo que provoca visión borrosa lejana
  • suele aparecer en la infancia y evolucionar hasta los 20 años aproximadamente, cuando tiende a estabilizarse.
  • si el error refractivo es superior a unas ocho dioptrías, hablamos de alta miopía o magna que conlleva riesgos y complicaciones visuales específicas que pueden ser graves.

¿Por qué se produce?

  • El globo ocular es demasiado alargado o porque la córnea es más curva de lo normal
  • Las personas con antecedentes familiares son más propensas a padecerla

¿Cómo se puede prevenir?

No hay forma de prevenirla, aunque las revisiones oculares periódicas, especialmente en la infancia, ayudan a detectarla en sus fases incipientes.

Síntomas

Una persona miope ve claramente los objetos cercanos. No obstante, percibe de forma borrosa los objetos que se encuentran a distancia.

Suele aparecer en edad escolar, por lo que es importante estar atentos a posibles síntomas en los niños.

Los síntomas más habituales son:

  • Mirar con dificultad lo que pone en la pizarra
  • Acercarse mucho los libros para leer
  • Sentarse muy cerca del televisor
  • Entrecerrar a menudo los ojos en un acto reflejo para que los objetos lejanos parezcan más nítidos

Tratamientos

Este defecto refractivo se puede corregir mediante el uso de gafas o lentes de contacto.


4. Miopía magna

La miopía es un defecto refractivo que provoca que las imágenes se enfoquen por delante de la retina y no sobre ella, lo que dificulta la visión nítida en distancias lejanas.

Cuando el error visual supera las 6-8 dioptrías hablamos de alta miopía o miopía magna, que afecta a cerca de un 2% de la población y aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades oculares potencialmente severas. Por tanto, se trata de una amenaza importante para la visión de la que mucha gente no es consciente y a la que hay que estar atentos.

¿Cómo se puede prevenir?

La prevención es clave, ya que el crecimiento axial del globo ocular no se puede frenar ni revertir. 

Así pues, es fundamental realizar un buen control optométrico para facilitar el diagnóstico y el tratamiento precoz de las enfermedades oculares vinculadas a la miopía magna, mediante revisiones optométricas anuales. Esto permitirá minimizar la pérdida visual y situaciones de baja visión, una condición que afecta a 1 de cada 5 pacientes con más de 15 dioptrías (mientras que 1 de cada 10 llega a la ceguera).

Síntomas

Las personas miopes ven claramente los objetos cercanos, aunque perciben de forma borrosa los lejanos (reduciéndose su nitidez a medida que aumenta el número de dioptrías).

En caso de que la miopía magna conlleve el desarrollo de patologías asociadas, es posible que estas pasen desapercibidas, ya que el glaucoma o determinadas lesiones de la retina no suelen ofrecer síntomas.

No obstante, estas son algunas señales de problemas retinianos que sí pueden notar las personas con alta miopía y que requieren acudir de urgencias al oftalmólogo ante su aparición:

  • “Moscas volantes” o pequeñas manchas que se mueven (en condiciones normales también pueden verse, aunque es patológico cuando aumentan o son diferentes).
  • Flashes, relámpagos o luces raras.
  • Deformación de los objetos y visión de líneas torcidas.
  • Sombras o una cortina oscura en el campo visual.

Tratamientos

Este defecto refractivo se puede corregir mediante el uso de gafas o lentes de contacto.


5. Presbicia o vista cansada

  • También llamada vista cansada es un defecto refractivo que se debe a la pérdida de elasticidad del cristalino, la lente natural del ojo que permite enfocar las imágenes a diferentes distancias.
  • En consecuencia, la capacidad de acomodación disminuye
  • Provoca dificultades para ver de cerca con nitidez

Se trata de un proceso de degeneración natural del ojo que se manifiesta generalmente a partir de los 40-45 años.

Por qué se produce?

El cristalino es como el "zoom" de una cámara fotográfica. Para poder enfocar los objetos cercanos, varía su forma y su potencia óptica.

En personas jóvenes, es muy flexible. Sin embargo, con el paso de los años, se va volviendo más rígido y se reduce de forma progresiva su capacidad de contracción (acomodación), dando lugar a la presbicia.

Por tanto, la vista cansada –igual que la catarata (pérdida de transparencia del cristalino)–, se producen por el envejecimiento de esta estructura indispensable para una visión nítida.

¿Cómo se puede prevenir?

La presbicia no se puede prevenir porque está ligada al proceso degenerativo del ojo. Al igual que otras partes de nuestro organismo, evoluciona con la edad.

Por lo tanto, a partir de cierto momento todos padecemos presbicia y, de hecho, afecta a más del 90 % de los mayores de 45 años.

Por ello, es importante revisar la visión de forma periódica (controles anuales) especialmente a partir de los 40 años, cuando suelen aparecer los síntomas habituales de la vista cansada. Asimismo, a partir de esta edad empiezan a gestarse otras enfermedades oculares propias de la madurez.


Síntomas

Algunos de los síntomas de este defecto refractivo son:

  • Dificultad para enfocar los objetos a poca distancia (menos de 1 m).
  • Necesidad de alejar el libro, el móvil etc. para poder ver mejor.
  • Sensación de que las letras de un texto “bailan” o están borrosas.
  • Dolor de cabeza al fijar la vista en la lectura durante mucho tiempo.
  • Fatiga ocular (enrojecimiento, ojo seco, escozor, sensación de arenilla, lagrimeo…), sobre todo al final del día o en condiciones de poca iluminación.

A medida que progresa la presbicia, suele hacerse más molesta e intensificarse. En otros casos, se convierte en un proceso “intermitente".

Tras los primeros síntomas, algunos  pacientes parecen mejorar y recuperar su capacidad de enfoque para volver a empeorar después.

Tratamiento

Las gafas son el la opción más habitual y se pueden utilizar diferentes tipos de cristales según las necesidades de cada paciente.

Es habitual que, entre los 40 y 60 años, normalmente, sea necesario un cambio habitual de graduación debido a la evolución de la vista cansada.

También pueden utilizarse lentes de contacto, que deben adaptarse de forma personalizada en cada paciente.



0

Cesta